Reserva Online

Casa Rural Argonz Etxea

En plena naturaleza

Los Pirineos se elevan en la zona norte de Navarra ofreciéndonos un paisaje de altas cumbres y hondos valles, bosques umbríos y luminosos prados alpinos, desfiladeros y cañadas.
Declinan suavemente de este a oeste y el paisaje se transforma y nos hace pasar de los escarpes kársticos del macizo de Larra y las grandes extensiones de hayedo-abetal de la Selva del Irati, al paisaje siempre verde y humanizado del valle de Baztán-Bidasoa, o a las imponentes mesetas de las Sierras de Aralar-Urbasa.
Y desde la muga de Aragón hasta la cornisa cantábrica no sólo se transforma el paisaje; el clima continental también cambia, y al acercarse al mar se vuelve atlántico.
Al encanto del paisaje se añade la variada y atractiva arquitectura rural: los núcleos compactos de calles estrechas y empedradas, propios de los Pirineos Orientales, son caseríos dispersos por valles y laderas en los Pirineos Atlánticos.

Urzainqui: Enclavado al pie de los Pirineos occidentales. Se enmarca entre la impresionante meseta de Larra al Norte, bajo la que discurre el Valle de Belagua (960-1020 mts.-alt), y una serie de sierras y valles volcados hacia el Sur.

Valle de Roncal

Situado en pleno Pirineo, en la muga con Francia y Huesca, el Valle de Roncal ofrece una acusada personalidad forjada a base de tradiciones ancestrales, una sabrosa gastronomía y naturaleza en estado puro. Siete pueblos únicos componen este valle cuyos principales recursos son la explotación forestal, la ganadería y el turismo. Burgui, Vidángoz, Garde, Roncal, Urzainqui, Isaba y Uztárroz son las siete perlas de este valle. Bosques, pistas de esquí de fondo, tradiciones únicas como el Tributo de las tres vacas o el Día de la Almadia, gastronomía de calidad como el queso Roncal o las migas de pastor, museos dedicados a personajes ilustres como el de Julián Gayarre, senderos de distintos desniveles como elCamino de Zemeto, cumbres elevadas como la Mesa de los Tres Reyes (la más alta de Navarra), esculturas premiadas como el Mausoleo Julian Gayarre, plazas floridas, paisajes indómitos como Larra en Belagua y rincones de cuento. Un valle para recorrerlo sin prisa y fotografiarlo… Un valle para vivirlo.

Selva de Irati:

La Selva de Irati es el segundo hayedo-abetal más extenso y mejor conservado de Europa, después de la Selva Negra de Alemania. Una inmensa mancha verde de unas 17.000 hectáreas que se mantiene en estado casi virgen. La Selva de Irati es un tesoro natural con gran valor ecológico en el que conviven distintas figuras de protección como las reservas naturales de Mendilatz y Tristuibartea y la reserva integral de Lizardoia. Tupidos hayedos, pastizales, abetos y frescas aguas pintan un paisaje de colores vivos que se transforma con cada nueva estación.
Un bosque que le brindará multitud de sensaciones: el encuentro a solas con la naturaleza, el rumor salvaje del agua entre hayas y abetos, el frescor del río Irati o del embalse de Irabia, el sonido huidizo de los animales y de las hojas caídas en otoño, el olor a los frutos del bosque y la suavidad del manto de hierba que cubre esta joya de los Pirineos. Coja su cámara y sus botas de monte y échese a andar por alguno de los senderos balizados que recorren el bosque.

Valle de Belagua

El Valle de Belagua es el ecosistema pirenaico más relevante del Valle de roncal, con alturas que oscilan entre los 1.100 metros del denominado Rincón de Belagua y los 2.428 metros de la Mesa de los Tres Reyes, la cumbre más alta de Navarra. Situado al norte del Valle de Roncal, en la muga de Navarra, Francia y Huesca, en su interior se encuentra la Reserva Natural de Larra, que acoge el más singular y representativo de los ecosistemas pirenaicos y constituye uno de los parajes morfológicos kársticos más impresionantes de Europa.

Gargantas de kakueta/Holtzarte

Entre los tesoros que la Naturaleza ha ofrecido a Zuberoa, es obligado citar sus gargantas, y entre ellas las más conocidas, las de Kakueta. Este cañón de dos kilómetros de largo, atravesado por el río Uhaitza, constituye un paraje increíble, con dos paredes naturales que en algunos lugares llegan a los 350 metros de altura mientras que en su base casi se tocan a tres metros. Además, este cañón uno de los lugares más salvajes e impresionantes del Pirineo está totalmente preparado para el turismo, y de esta manera cualquiera tiene la oportunidad de hacer este maravilloso paseo con la ayuda de senderos, agarraderos, puentes y un largo etc.
En el Pirineo suletino, cerca de Larrañe, tenemos Holtzarte, uno de nuestros parajes más impresionantes, diferenciado de otras gargantas semejantes porque ésta la podremos cruzar por arriba con la ayuda de un puente “estilo Indiana Jones”. Gracias a él, podremos gozar del cañón desde su punto más espectacular. Si Kakueta la habéis visto de abajo hacia arriba, Holtzarte la contemplaréis en sentido contrario, desde este impresionante puente que, a diferencia de los de las películas, es sostenido por cables de acero que la aseguran y por redes laterales de gran altura, que convierten un posible accidente en una remota posibilidad.

Foces de Arbayun y Lumbier

Dos profundas foces (gargantas) con cortados de hasta 300 m de altura talladas por los ríos Salazar e Irati en las estribaciones de la Sierra de Leire. Los alrededores están conformados por un amplio valle con cultivos cerealistas y monte bajo mediterráneo o carrascales. Aparecen bosques caducifolios y pinares de pino albar en las zonas altas de Arangoiti (Sierra de Leire). Este espacio es Lugar de Importancia Comunitaria y ZEPA “Sierra de Leire-Foz de Arbayún” que incluye las Reservas Naturales de la “Foz de Arbayún”, “Foz de Lumbier” y “Acantilados de la Piedra y San Adrián”.

Reserva Online